Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política.
Carrito 0

Alimentación complementaria para bebés

Alimentar un bebé, es relativamente sencillo los primeros meses de vida, aun cuando requiere de un proceso exigente de lactancia materna.  Cuando el bebé llega a sus 6 meses de vida, se hace necesario completar con otros alimentos, por supuesto siempre siguiendo las pautas del médico o pediatra.

En la actualidad es fácil comenzar esta alimentación complementaria, logrando un excelente término, que refleja en niños sanos y felices, porque se posee más información sobre estos alimentos, que previenen de alergias e intolerancias, síntomas estomacales que antiguamente afectaban a los bebés, probando alimentos casi a ciegas.

En este artículo, estableceremos una pequeña guía para lograr que la alimentación complementaria sea efectiva y nutritiva para nuestros bebés. Comenzaremos indicando, que la alimentación complementaria se inicia a los 6 meses, si el bebé ha sido alimentado hasta ese momento exclusivamente con leche materna, pero podría comenzar a los 4 meses cuando se alimenta con leche maternizada o artificial, que por poseer menos nutrientes que la materna, requiere comenzar antes con este complemento.  Sin embargo, es contraproducente comenzar con una alimentación complementaria antes de los 4 meses.

La finalidad es comenzar a “complementar” la alimentación con la lactancia materna, nunca es sustituir la leche materna. Continuar con la lactancia a demanda, pero se comienza a dar alimentos con una cucharilla experimentando nuevos sabores, olores y texturas, el bebé comienza a masticar los alimentos que ingerirá durante su vida.

¿Cómo iniciar la alimentación complementaria?

Ante esta interrogante, los pediatras también han evolucionado en sus prescripciones y orientaciones, antes se seguía un esquema para introducir alimentos de acuerdo a la edad, con muchos días intermedios entre un alimento y otro, en horas de la tarde se daban los alimentos con alto índice de gluten, entre otros aspectos complicados que eran perjudiciales para muchos bebés.

En la actualidad, sólo hay una norma que es introducir alimentos de uno en uno, es decir, el primer día se alimenta con un solo alimento (alimento 1), en horas de la mañana, el bebé posiblemente lo escupa, lo rechace, coma un poco y deje el resto, lo que al final pedirá ser amamantado.  Darle este alimento 1 en la mañana permitirá que en la tarde y noche podamos observar si este alimento, provocó alguna alergia, vómito, diarrea o intolerancia.

El segundo día, si todo marchó bien con el alimento 1, introducimos el alimento 2, pudiendo hacer una combinación del 1 y 2 si conviene mezclarlos, de lo contrario se da en un momento de la mañana por ejemplo y al medio día el otro alimento. Evitemos darle nuevos alimentos en horas de la tarde o casi noche, por si se suscitan anormalidades, también evitemos dejar la responsabilidad de dar un nuevo alimento a la abuela o a alguien encargado de su cuidado, por si no está en la capacidad de resolver cualquier urgencia.

Las verduras y hortalizas, son alimentos con pocas calorías, que luego pueden mezclarse con un toque de aceite de oliva, arroz, carne.  A partir de los 6 meses se recomiendan todas menos las de alto contenido de nitratos como, por ejemplo: espinacas, acelgas, remolacha y nabo, éstas pueden introducirse en la alimentación a partir de los 12 meses.

Las frutas poseen menos calorías que la leche, por lo que debe darse en pocas cantidades para que el bebé pueda también tomar buena cantidad de leche materna y otros alimentos más calóricos.  Evitar los zumos o jugos, ya que contienen un alto contenido calórico, y al licuar las frutas, se rompe la fibra y prevalece un alto nivel de azúcar, lo que es contraproducente para una alimentación sana.

Los cereales, pueden ser introducidos en el pan, galletas, arroz y pasta. Se recomienda dar un poquito cada día, comenzando por los que tengan bajo contenido de gluten. Se comienza con cereales sin gluten para ir acostumbrando su organismo, y a medida que pase el tiempo, aumentar la cantidad de gluten siempre evitando los excesos.

NESTLE NESTUM EXPERT 5 CEREALES 600 GR
5,67 €
NESTLE NESTUM EXPERT CEREALES SINLAC 250 GR
4,21 €

La carne, puede introducirse desde los primeros 6 meses, cualquier tipo de carne, comenzando por los animales más pequeños como el conejo o el pollo. La carne de ternera o cerdo es más difícil de digerir, por lo que se recomienda el solomillo.

Los peces o mariscos, deben evitarse los peces grandes por la cantidad de mercurio que poseen y los mariscos por la cantidad de cadmio que acumulan que suele ser tóxico. Por lo que se recomienda introducir peces grandes y mariscos después de los 3 años.

Las legumbres, pueden introducirse a los 6 meses como alimentación complementaria, preferiblemente acompañadas de algún alimento con vitamina C (naranjas, mandarina, tomate) para que el hierro proveniente de las legumbres sea mejor absorbido.  Otra recomendación, sería dar las legumbres sin piel, ya que puede provocar gases en el bebé.

Otras recomendaciones sobre alimentos:

  •         Los huevos y otros lácteos, pueden darse a partir de los 6 meses con moderación.
  •         Evitar la sal, el azúcar y edulcorantes naturales como la miel.
  •         El agua puede darse a partir de los 6 meses a demanda. Al empezar la alimentación complementaria tomarán agua a demanda ya que mientras son lactantes, el aporte de líquido es la leche materna.
  •         El aceite es recomendado para dar sabor y aportar calorías a las frutas y verduras con menos contenido calórico, siendo mejor el aceite de oliva. En los purés el aceite añadido será en crudo, siendo el más saludable el aceite de oliva.

¿Cuánto debe comer un bebé?

Esto suele ser un dolor de cabeza para los padres, pensamos que mientras más coma mejor se alimentará cayendo a veces en el error de presionar a nuestro bebé para ingerir más cantidad de alimento, lo que puede traducirse en una verdadera tortura que predefine un mal esquema alimenticio.

Como indicamos anteriormente, la alimentación con lactancia materna debe seguir siendo a demanda, mientras el bebé va descubriendo estos nuevos sabores y texturas, por lo que se recomienda iniciar con 2 cucharillas del nuevo alimento, a medida que lo asimile y le guste, ir aumentando la cantidad.

Cada bebé tiene su propio proceso, algunos necesitan más kilocalorías que otros, por lo que es el bebé quien decide cuánto comer.

¿Cómo debemos darle estos alimentos en papillas o en trozos?

En épocas anteriores, los pediatras y madres expertas recomendaban hacer papillas, para ir de lo líquido de la leche a una textura más sólida.  Algunos expertos, descubrieron que muchos niños tenían problemas alimenticios, por no empezar a masticar desde temprano, la papilla al igual que la leche sólo exige del bebé, tragar.

Actualmente se recomienda dar los nuevos alimentos en trozos o poco triturados para que el bebé se acostumbre a textura semisólida, sin embargo, hay bebés que pueden atragantarse, escupir lo que come. En estos casos, se puede recurrir a la papilla luego de haber intentado que nuestros bebés coman en trozos, que es lo ideal.

El zumo de frutas y verduras, es altamente calórico y poco nutritivo por lo que se recomienda en trozos.  Los cereales licuados también pueden ser perjudiciales por la alta concentración del mismo en tan poca cantidad.

Emplear un esquema correcto de alimentación complementaria, permite que el bebé tenga un desarrollo armonioso y saludable, ya que cada experiencia sensorial de sabor y textura es única y mejora el aprendizaje.  La alimentación complementaria comienza cuando la leche ya no es suficiente para cubrir las necesidades alimenticias de un bebé, sin perder importancia la leche siempre será primordial en la alimentación del bebé, pero luego de los 6 meses debe ser reforzada con otros alimentos.

Lo importante es mantenerse informados, consultar con el médico o pediatra, para que sin interrumpir la lactancia materna pueda comenzarse una buena alimentación complementaria cuando el bebé lo requiera después de los 6 meses.

Alimentación complementaria

También es importante destacar que en la actualidad existen una gran variedad de alimentos complementarios preparados y diseñados específicamente para el bebé. Tal es el caso de los cereales o papillas de frutas y verduras.

Hero Solo pera platano zanahoria eco 120 gr
0,96 €
NESTLE NESTUM EXPERT CEREALES ARROZ 250 GR
3,15 €
Hero Solo pera manzana eco 120 gr
0,96 €
Hero Solo crema calabazas pure papas 190 gr
1,29 €



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *